• Germán Enrique Cifuentes Vergara, María Alejandra Gómez Sepúlveda y Juan Fernando López Escobar

Bonos Verdes en Colombia, Historia y Para Dónde Vamos.


Escrito por: Germán Enrique Cifuentes Vergara, María Alejandra Gómez Sepúlveda y Juan Fernando López Escobar.


A finales del 2007 un grupo de inversionistas suecos buscaban invertir en proyectos relacionados con el clima, pero no existía una forma sencilla de hacerlo en ese momento. Así, se contactaron con el Banco Mundial y menos de un año después, este emitió el primer Bono Verde en el mundo. De esta manera, se creó un nuevo producto financiero en el que los inversionistas ponían su dinero, buscando marcar una diferencia.


Los Bonos Verdes básicamente son cualquier tipo de bono cuyos fondos son utilizados exclusivamente para la financiación o refinanciación de proyectos verdes, los cuales pueden ser nuevos o ya existentes y deben estar alineados con los Green Bond Principles (GBP) (BBVA, 2018). En el 2016 Bancolombia emitió el primer Bono Verde colombiano por 350 mil millones de pesos, el cual lo adquirió en su totalidad la Corporación Financiera Internacional (IFC), por lo que este no se transó en el mercado local.


El 28 de agosto del 2017 Colombia emitió, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el primer Bono Verde (con valor de 200 mil millones de pesos) en la bolsa de valores del país. (COCIER, 2017). Los fondos que generó están siendo utilizados por el Banco de Comercio Exterior de Colombia (Bancóldex), que es una institución de financiación bancaria cuyo fin es financiar las necesidades de capital de trabajo y activos fijos de empresas o proyectos viables de todas las dimensiones y sectores de la economía del país (BANCOLDEX, 2018). Su principal motivación es financiar proyectos que alivien el impacto ambiental causado por el cambio climático al igual que ayuden a progresar el desempeño ambiental de todas las empresas del país.


Estos primeros bonos significaron un gran paso para Colombia, puesto que los Bonos Verdes, más allá de su rentabilidad, son un incentivo para que exista movilidad hacia la creación de productos sostenibles, que van de la mano con la reducción de contaminación por parte de un país y fomentan el manejo sostenible de los recursos naturales. En el largo plazo estos bonos pueden contribuir al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de un país y mejorar la calidad de vida de los habitantes al generar un ambiente menos dañino para su salud.


Para el 2019, Colombia había emitido un total de 5 Bonos Verdes en pesos colombianos que representaban un total de 0.459 (USD) millones de dólares, a través de 4 diferentes emisores, la mayoría colocaciones privadas. No es difícil identificar que este sector financiero aún está comenzando, por lo que hay pocas empresas involucradas y en promedio se han emitido dos de estos bonos al año. No obstante, este producto parece ser atractivo para los inversionistas, ya que la mayoría de las entidades que los emiten tienen una calificación triple A y estos bonos ofrecen rendimientos atractivos (El Tiempo, 2019).


Con esto en mente, cabe preguntarse cuál es la razón por la cual la oferta de estos bonos no ha crecido como se esperaba. Se presume, en primera instancia, que el poco crecimiento se debe a que los costos de la elaboración de los Bonos Verdes en Colombia son elevados. Como se mencionó anteriormente, Colombia sigue el Green Bond Principle como estándar para la formación de estos bonos y clasifica lo entendido como “verde”, buscando así mantener el foco

ambiental de estos instrumentos financieros. Así pues, los emisores deben cumplir con requerimientos que incluyen una descripción de cada proyecto por financiar, su clasificación, reglas que establezcan el uso de los recursos y deben realizar un informe periódico que muestre el impacto de los proyectos. Todo esto debe ser certificado por un agente externo que valide el cumplimiento de estos requisitos para que el Bono Verde pueda salir al mercado (El Tiempo, 2019).


Si bien Colombia ha recorrido un largo camino para promover una política de servicios financieros verdes, aún le falta mucho para ser competitivo con el resto de los países de la región. Para el 2019 Brasil, Chile, México, Perú, Argentina, y Costa Rica tenían una emisión (en millones de dólares) superior a Colombia por concepto de los Bonos Verdes, que solo supera a Uruguay en este sentido. Se debe plantear qué es lo que falta para llegarle a competir a potencias en la región como Brasil, cuya emisión es de 5.129 (USD) millones de dólares repartidas en 19 bonos por 13 emisores, o países como Chile y México, cuyas emisiones son de 3.140 (USD) y 1.803 (USD) millones de dólares repartidas en 6 y 8 bonos por 4 y 6 emisores respectivamente (Climate Bonds, 2019). La razón que toma fuerza y explica el rezago que tenemos con el resto de los países es que todas las operaciones de los emisores de nuestro país están denominadas en pesos colombianos (COP), a diferencia del resto de países, donde más del 80% de las emisiones se realizan en moneda fuerte, principalmente en dólares (USD) (Climate Bonds, 2019). Este hecho puede desincentivar la entrada de inversores extranjeros que prefieren participar en activos denominados en dólares (USD), y evitar el cambio de divisas que se requiere al invertir en pesos colombianos (COP).


A manera de conclusión, nos permitimos establecer que, como Colombia cuenta con una gran variedad de ecosistemas, y una de las biodiversidades más amplias del mundo, el país tiene un gran potencial para el desarrollo de los bonos verdes en el territorio nacional. Sin embargo, para conseguir este desarrollo, consideramos que es necesario que el gobierno nacional se involucre de manera más directa en el proceso de creación de estos bonos en el país. Esto se puede conseguir, por ejemplo, si el gobierno nacional emite un bono verde soberano, lo cual aumentaría considerablemente la visibilidad de estos productos financieros (Climate Bonds, 2019), y permitiría establecer un punto de partida para que se sigan desarrollando proyectos sostenibles que busquen financiación. Además, esto equilibraría el mercado de los Bonos Verdes en Colombia, ya que, en este momento, este se encuentra dominado por el sector privado donde empresas de este tipo controlan el 80% del mercado.



Referencias:



  • BBVA. (09 de 05 de 2018). Bonos verdes: qué son y cómo funcionan. Obtenido de https://www.bbva.com/es/bonos-verdes-que-son-que-financian/


  • Climate Bonds. (02 de 07 de 2019). América Latina y el Caribe. Obtenido de Estado del mercado de las finanzas verdes : https://www.climatebonds.net/files/files/LatAm_SotM_19_ESP_Final_03_web%281%29.pdf


  • COCIER. (28 de 08 de 2017). Primer bono verde de Colombia con apoyo del BID impulsa sostenibilidad. Obtenido de http://www.cocier.org/index.php/es/noticias-de-cocier/434-primer-bono-verde-de-colombia-con-apoyo-del-bid-impulsa-sostenibilidad#:~:text=BOGOT%C3%81%2C%20Colombia%2D%20Banc%C3%B3ldex%2C%20el,con%20el%20apoyo%20del%20Banco


  • García, C. (23 de 04 de 2019). Bonos verdes, sociales y naranja, mercado al que aún le falta madurar. El Tiempo. https://www.eltiempo.com/economia/sector-financiero/en-que-va-la-emision-de-bonos-verdes-en-colombia-352770


  • Banco Mundial. (18 de 03 de 2019). Los bonos verdes cumplen 10 años: un modelo para fomentar la sostenibilidad en los mercados de capital. Obtenido de: https://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2019/03/18/10-years-of-green-bonds-creating-the-blueprint-for-sustainability-across-capital-markets


  • Grupo Bancolombia. (05 de 12 de 2016). Bancolombia culminó con éxito su primera emisión de bonos verdes por $350.000 millones; la IFC la adquirió en su totalidad. Obtenido de: https://www.grupobancolombia.com/wps/portal/acerca-de/sala-prensa/noticias/responsabilidad-social-ambiental/bancolombia-culmino-con-exito-primera-emision-bonos-verdes-la-ifc-la-adquirio-en-su-totalidad


43 views0 comments