• Diego Pérez, Juan Camilo Cifuentes, y Andrés Felipe Fonnegra

IPO EN TIEMPOS DE PANDEMIA: EL CASO DOORDASH



La Firma y su Modelo de Negocio


DoorDash es una firma fundada en 2013 por un grupo de estudiantes de Stanford: Tony Xu, Stanley Tang, Andy Fang y Evan Moore. La firma inició como una startup que buscaba hacer más eficientes a los restaurantes pequeños en Palo Alto California, a través de tecnología Taylor-Made. Los emprendedores se dieron cuenta que los negocios pequeños de Palo Alto no podían realizar eficientemente los deliveries de pedidos hacia sus clientes, debido a que estos representaban problemas logísticos y causaban altos costos. Doordash nace entonces con el objetivo de hacer un outsourcing de los deliveries de los restaurantes, facilitando así el envío de los productos hacia el consumidor. La firma inició haciendo sus primeros deliveries en Stanford y rápidamente se expandió por California y subsecuentemente por el resto de Estados Unidos.

Para el 2020, la firma contaba con 4,000 tiendas esparcidas por los 50 estados de Estados Unidos, Canadá y Australia. Los principales flujos de ingresos para la compañía son las tarifas que cobran por los envíos, dichas tarifas varían dependiendo de la orden, locación y el restaurante al que se solicita la orden; adicionalmente la firma ofrece un servicio de suscripción llamado Dash Pass, el cual disminuye las tarifas que se cobran por envió o incluso, dependiendo de la orden, eliminan completamente el costo de envío. Debido a similaridades en el modelo de negocio la firma compite directamente con UberEats,GrubHub y Postmates.

A pesar de que Doordash aún no ha registrado utilidades, recientemente se ha visto cómo esta compañía ha expandido sus operaciones y se ha convertido en líder de mercado. Esta plataforma no solo ha pasado de contar con 59,000 restaurantes en 2017 a 390,000 en 2021, también aumentó su número de usuarios de 4 millones en 2018 a 18 millones en 2020 y su número de suscriptores de 800,000 a 5 millones entre 2019 y 2021. Esto ha permitido que Doordash no solo mantenga la mayor cuota de mercado en 10 de las 12 principales áreas metropolitanas de Estados Unidos, sino que le permitió alcanzar una participación de mercado en 2020 del 45% superando a competidores como UberEats (22%), Grubhub (18%) y Postmates (8%).

Desarrollo del IPO


Para el 2019, antes de convertirse en una empresa listada en bolsa, DoorDash ya había llevado a cabo 9 rondas de inversión en las cuales había logrado levantar capital por cerca de USD$2,4 billones para financiar su operación. Dentro de los inversionistas más notables que participaron en estas rondas de inversión se encuentran Sequoia Capital, Softbank Vision Fund y Durable Capital Partners. La última de estas rondas de inversión fue la Serie H liderada por Durable Capital Partner, donde la compañía logró levantar capital por cerca de USD$400 millones y con lo cual obtuvo una valoración de USD$15,6 billones. A pesar del éxito de DoorDash para levantar capital, entre mediados de 2019 e inicios de 2020 surgieron diversos rumores sobre una posible fusión de Doordash con UberEats o una eventual IPO (oferta pública inicial) por parte de DoorDash para mantener su crecimiento.

Aunque la fusión con UberEats no se dio, a finales de febrero de 2020 DoorDash confirmó que había aplicado de forma confidencial con la SEC (Securities and Exchange Commission) para llevar a cabo la oferta pública inicial. Posteriormente, en noviembre de 2020 fue publicado el formato S-1 con el cual DoorDash aplicaba formalmente para poder llevar a cabo el IPO. En este formato la compañía establece que los propósitos de la oferta no solo eran incrementar la capitalización de la compañía, sino también poder tener mayor flexibilidad financiera y poder brindar acceso al mercado público de capitales a los accionistas antiguos. Asimismo, se estableció que, a pesar de que no se tenían acuerdos o compromisos previos en cuanto a inversiones o adquisiciones, el capital obtenido en el IPO sería utilizado para propósitos corporativos generales incluyendo el capital de trabajo, los costos operacionales e inversiones de capital.

Por otra parte, en el formato S-1 se estableció que la compañía tendría tres tipos de acciones ordinarias, pero que solo se iba a ofrecer en el IPO uno de estos tipo de acción. El tipo de acción que se ofrecería en el IPO sería la denominada Clase A con la cual solo se tiene derecho a un voto por acción. Los otros dos tipos de acciones existentes serían las Clase B, las cuales serían de propiedad exclusiva de los fundadores de la compañía y que tienen derecho a 20 votos por acción y pueden ser convertidas a acciones Clase A en cualquier momento, y las Clase C las cuales no tienen derecho a voto, pero pueden ser convertidas a acciones Clase A una vez también se conviertan todas las acciones Clase B.

Además de esto, se determinó en la aplicación que las acciones se iban a listar en la Bolsa de Nueva York (New York Stock Exchange o NYSE) bajo el símbolo “DASH”. De igual forma, se determinó que quienes liderarían la colocación de las acciones serían Goldman Sachs & Co. LLC y J.P. Morgan Securities LLC. Sin embargo, en esta colocación de acciones también estarían involucradas otras 10 instituciones financieras dentro de las que se encontraban Barclays Capital Inc., Deutsche Bank Securities Inc, RBC Capital Markets LLC y UBS Securities LLC.

Con este IPO inicialmente se buscaba listar un total de 33 millones de acciones a un precio entre USD$75 y USD$85 por acción con lo cual se llegaría a tener un total de 317.656.521 acciones en circulación. A partir de este rango de precios se buscaría levantar capital por hasta USD$2,8 billones logrando una valoración de la compañía cercana a los USD$30 billones. A pesar de que la cantidad de acciones no cambió respecto a lo establecido inicialmente, el rango de precios al que se esperaba realizar el IPO si cambió en repetidas ocasiones llegando a estar entre USD$90 y USD$95 antes de que se definiera el precio exacto de la oferta.

Finalmente se llevó a cabo la oferta el 9 de diciembre de 2020 y el precio del IPO se fijó en USD$102 por cada acción. Este precio le permitió a DoorDash levantar capital por cerca de USD$3,4 billones con una valoración de USD$39 billones. Sin embargo, algunos analistas como Jim Cramer habían cuestionado previo al IPO que la valoración de la compañía podría ser muy elevada ya que sería difícil mantener un crecimiento sostenido en una era post pandemia e incluso el propio Cramer llegó a asegurar que un precio razonable para esta acción no podría ser mayor a los USD$100. No obstante, el día que se llevó a cabo el IPO la demanda por la acción de DoorDash causó que la acción se empezará a transar en la bolsa a un precio de USD$182 siendo 78% más alto de lo que se había establecido previamente.

Follow Up


Ahora bien, es importante tener en cuenta el momento en el cual se llevó a cabo el IPO. La pandemia que había tenido consecuencias negativas en el comercio como tal; las personas no estaban saliendo por restricciones a la movilización y había limitaciones al comercio en establecimientos, haciendo que los restaurantes funcionaran -en su gran mayoría- únicamente a través de take-outs y deliveries. Por ello, las operaciones de DoorDash -en ese período de tiempo- crecieron de forma exponencial; llevando a una percepción de crecimiento acelerado de la empresa. Esto se dio en los meses previos al IPO, por lo que la especulación frente al posible valor de la acción iba creciendo con el tiempo, llegando a aumentar alrededor de un 80% desde su primera intención del precio de su acción hasta el precio transado en su primer día de cotización.

Pocos días después de comenzar a cotizar en bolsa, se anunció el comienzo de la vacunación contra la COVID-19. Lo que representaba una amenaza frente a la industria de domicilios y al cómo ésta había estado funcionando en los últimos meses. La normalidad se iba a ir recuperando poco a poco al ir vacunando a mayor cantidad de la población. A pesar de que hubo un sentimiento de incertidumbre por la aparición de nuevas cepas del virus, la tasa de vacunación en Estados Unidos iba aumentando satisfactoriamente.

Dichos temores se volvieron realidad, la industria de domicilios comenzó a perder terreno frente al resurgimiento del servicio presencial en los restaurantes. Esto afectó considerablemente la acción de DoorDash, la cual había comenzado a transar a un precio de USD$182 en el primer día (Diciembre 9), pasando a un pico máximo de USD$215 (Febrero 10) con la incertidumbre de las nuevas cepas del virus, hasta la actualidad donde ha ido cayendo hasta establecerse alrededor de los USD$130 (Abril 1).

Así mismo, desde el comienzo los expertos indicaban que, de llevarse a cabo, este IPO no solo sería uno de los más ridículos por el precio de la acción, sino que esto podría traducirse en una capitalización de mercado para DoorDash imposible de justificar ya que no se estarían considerando las posibilidades reales de crecimiento de la empresa. Esto último estaba fundamentado en que se proyectaba que la valoración de la empresa podría alcanzar los USD$80 billones menos de un año después de haber sido valorada en USD$16 billones, lo cual eventualmente terminó ocurriendo en febrero de 2021 cuando la acción llegó a su precio histórico máximo.

El caso de DoorDash se comparaba con el caso de WeWork, donde meses antes de intentar su IPO se valoró esta compañía en USD$40 billones, y después del intento fallido -nunca ocurrió el IPO- SoftBank (uno de los inversores iniciales) la revaloró en USD$4 billones. La razón para comparar estos casos es que en ambos se evidenciaría una posible sobrevaluación de la compañía, pues en ambos se presenta el hecho de querer comenzar a cotizar acciones con momentum que sólo representan una especulación exagerada de lo que en realidad se está valorando.

No obstante, en el caso de DoorDash vemos cómo esto se hace más evidente si consideramos que se trata de una empresa con apenas alrededor de la mitad de la participación de mercado en la industria de domicilios en Estados Unidos que tendría un valor de mercado sustancialmente mayor al del propio mercado donde opera. Comparativamente, DoorDash tendría un valor de mercado de 138% el valor actual del mercado para toda la industria, lo cual no sería posible de justificar. Por otro lado, el caso de DoorDash llegó a ser comparado con el IPO de Airbnb -por darse en los mismos días- pero con la diferencia de estar en un “negocio de verdad”, es decir donde han logrado generar ganancias, por lo que la valoración de Airbnb podría considerarse de una manera más realista que la de DoorDash en sí.

Referencias:















39 views0 comments