• Alejandro Jiménez Gómez

¿Qué tienen que ver las billeteras digitales con la inclusión financiera?


Comúnmente tendemos a asociar la inclusión financiera con la bancarización, es decir, una medida del uso de servicios ofrecidos por bancos comerciales al interior de la economía. Quizás esto se explique en que tradicionalmente se reconoce a los bancos como los únicos agentes pertenecientes al sector financiero, percepción que hoy en día no puede estar más alejada de la realidad. Afortunadamente, las Fintech y sus productos como las billeteras digitales han llegado al país durante la última década y están más que preparadas para competir con los bancos tradicionales ofreciendo productos y servicios incluyentes.


Pero si son conceptos diferentes entonces, ¿qué es la inclusión financiera? Según Mejía, especialista senior de desarrollo productivo en CAF, es un concepto de carácter multidimensional que incluye elementos tanto del lado de la oferta de productos financieros como del de la demanda, siendo sus dimensiones básicas el acceso, el uso, la calidad y el impacto sobre el bienestar financiero de las familias y las empresas. De lo anterior, podemos entender que la vinculación de las personas a esta industria no está ligada únicamente a lo que las instituciones decidan ofrecer, sino también a las necesidades de las personas. Aquí es donde las billeteras digitales cobran gran importancia.


Pero antes de continuar vale la pena preguntarse, ¿qué son las billeteras digitales y por qué son relevantes? Se puede pensar básicamente que son herramientas para realizar transacciones electrónicas a través de un dispositivo móvil como un celular y que cuentan con un respaldo bancario. En este sentido, las podemos entender como aplicaciones con las cuales se pueden realizar pagos en establecimientos, transferencias entre contactos, entre otras y todo desde la comodidad del celular. Las billeteras digitales son entonces parte de la revolución tecnológica que a día de hoy enfrenta la humanidad, al ofrecer ventajas nunca antes vistas para consumidores y establecimientos pues mejora la eficiencia en las transacciones y, por lo tanto, reduce sus costos. Su importancia se refleja en que durante los últimos años, aplicaciones como Mercado Pago a junio de 2020 contaba con 3.4 millones de usuarios en Latinoamérica según La Mastra. Incluso en Colombia se puede evidenciar la gran relevancia entre los usuarios pues según un informe de La República citado por Lourdy, aplicaciones como Daviplata y Nequi cuentan cada una con 5.9 y 1.3 millones de usuarios respectivamente, mostrando una gran aceptación del público.

Es fácil de intuir que estos productos ofrecen beneficios de todo tipo, y que la innovación en sus mejoras no parece tener límite. Como lo explica Chacón para el medio digital Kienyke, director de los programas de negocios internacionales y economía del Politécnico Grancolombiano, su construcción las hace una alternativa más segura al hacer pagos por internet si se le compara por ejemplo con tarjetas de crédito pues permiten un mayor resguardo de la información financiera. Así mismo, agiliza las transacciones pues con tan solo un par de clicks o incluso escaneando un código QR se pueden realizar pagos en cuestión de segundos, lo que sin duda mejora la experiencia de consumidores, beneficiando de tal forma a los establecimientos.


Otro punto clave que se puede derivar de lo anterior es la minimización del uso del efectivo. Esto no sólo cobra relevancia en un mundo que cada vez demanda un menor uso del papel apuntando a sostenibilidad ambiental de largo plazo, sino que es también una forma de inculcar educación financiera entre los usuarios. ¿Por qué decimos esto? Sencillamente permite ejercer un mayor control sobre los gastos realizados y saldos de cuenta disponible gracias a un historial detallado de los movimientos en la cuenta. Por lo tanto, se pueden utilizar estas herramientas para hacer una mejor planeación financiera y el manejo del presupuesto para los usuarios.

Lo anterior nos permite entrar de lleno en el rol que estos productos tienen sobre la inclusión financiera de los usuarios. En primer lugar, examinando la oferta de servicios financieros, las billeteras digitales y demás productos ofrecidos por este sector de la industria Fintech generan incentivos en la industria para que haya más competencia. Los bancos tradicionales se ven obligados a innovar basándose en herramientas tecnológicas, y con esto pueden llegar a un mayor segmento de la población que se ve altamente beneficiada, mientras que se reducen los costos de operación pues la inversión en nuevas tecnologías mejora la eficiencia de los procesos. La oferta es entonces más amplia y de mejor calidad, lo que beneficia a los consumidores.


Por otro lado, se puede examinar la demanda por estos servicios, y es allí donde la inclusión experimenta potencialmente el mayor impacto. Incorrectamente se suele asociar la falta de inclusión con una exclusión directa de los establecimientos financieros, desconociendo de esta forma, que para ciertos segmentos de la población quizás no hay los suficientes incentivos para vincularse a este sector, o incluso el conocimiento. Sin embargo, la versatilidad, accesibilidad y facilidad de uso de las billeteras digitales las hace atractivas para un mayor número de personas e incluso, se puede argumentar que están creando nuevos nichos de mercado. Esto está explicado en que, al ser una alternativa llamativa para segmentos que históricamente no han sido usuarios del mercado financiero, no estarían compitiendo por una porción en un mercado existente, sino que buscarían integrarse en un poblaciones nuevas donde hay posibilidades infinitas. Por lo tanto, si más personas conocen sobre estos productos y los utilizan, posiblemente conozcan más de la industria financiera y se puedan beneficiar de servicios adicionales.

La velocidad de adopción de estas nuevas herramientas fue elevada durante los últimos cinco años, pero su crecimiento fue impulsado por el contexto de la pandemia del Covid-19 de forma inigualable. La preocupación por la higiene personal llevó a las personas a reducir su uso de efectivo, por lo que las billeteras digitales surgieron como una alternativa indispensable para usuarios y establecimientos. Según Toro, periodista de La República, la crisis sanitaria dejó como resultado 1.5 millones de nuevos registros en plataformas bancarias digitales. De la misma forma, Vargas reporta que para 2020 el uso de estos nuevos medios de pago electrónicos incrementó en 180% en Latinoamérica pues se presenta como una alternativa efectiva para reemplazar el uso de efectivo. Lo anterior deja en evidencia no solo la rapidez del crecimiento de la demanda, sino también la facilidad del acceso a estos productos que por todas sus ventajas, incentiva cada vez más a los usuarios a explorarlas.


El auge de las nuevas tecnologías trae consigo cambios en múltiples áreas de nuestra sociedad y el sector financiero no es ajeno a estas dinámicas. Las Fintechs a día de hoy son actores fundamentales de esta transformación ofreciendo productos y servicios innovadores como lo son las billeteras digitales, incentivando la competencia con entidades tradicionales, mejorando la eficiencia en las operaciones y reduciendo costos de las mismas. Lo anterior es de vital importancia para que cada vez más personas se enteren de todos los beneficios que trae vincularse al sector financiero al hacer actividades cotidianas más sencillas. El creciente acceso a internet móvil superiores al 4% para el último trimestre de 2019 según cifras del MinTIC reportadas por Hernández, lleva a pensar que con una mayor conectividad será incluso más fácil llegar a una mayor parte de la población colombiana independiente de la región. Si aprovechamos como país las oportunidades que la tecnología nos brinda, lograremos inclusión financiera, y por lo tanto, inclusión social.

Referencias:







116 views0 comments